El Mundo - 17.10.2019

(Axel Boer) #1

EL MUNDO. JUEVES 17 DE OCTUBRE DE 2019
10


ESPAÑA
i


VÍCTOR MONDELO BARCELONA
La Diputación de Barcelona, presidi-
da por el PSC, rechazará hoy la sen-
tencia del Supremo contra los impul-
sores del 1-O y se reafirmará en «la
autodeterminación» de Cataluña.
JxCat, socio de los socialistas en
el Gobierno del ente supramunici-
pal, ha forzado la celebración de un
Pleno extraordinario para oponer-
se al fallo del Alto Tribunal, des-
pués de aliarse para conseguir este
propósito con ERC, que está en la
oposición. Las fuerzas separatistas

suman más de una cuarta parte de
los diputados del organismo, lo que
ha obligado al PSC a atender su so-
licitud y convocar el Pleno.
El único punto en el orden del
día es el debate y votación de una
moción para «responder a la sen-
tencia del Tribunal Supremo, pedir
la amnistía de los presos políticos
catalanes y en defensa del derecho
a la autodeterminación».
La resolución diseñada por
Junts per Catalunya y ERC tam-
bién formaliza la «adhesión de la

Diputación de Barcelona a todas
las movilizaciones de rechazo a la
sentencia del Tribunal Supremo»
y llama a la movilización.
La victoria en la votación de los
partidos independentistas y, por
tanto, la aprobación de la moción
se da por segura. JxCat, ERC y Tot
per Terrassa –que apoya a los repu-
blicanos– suman 24 de los 26 esca-
ños en los que se sitúa la mayoría
absoluta en la Diputación de Bar-
celona. Pero es plausible que cuen-
ten con la ayuda de los comunes
–que atesoran cinco diputados– pa-
ra superar ese umbral.
Una eventual unión de los cons-
titucionalistas –PSC, PP y Cs– sólo
permitiría alcanzar los 22 diputa-
dos, razón por la cual Ciudadanos
ya ha comunicado que ni siquiera
va a asistir al Pleno. Previsiblemen-
te, el PP votará en contra y el PSC
podría no votar si sigue el mismo
criterio que ha utilizado en ayunta-
mientos que han sometido a vota-
ción mociones similares. Legal-
mente, eso supondría una absten-
ción de los socialistas.
La aprobación de esta moción
independentista vuelve a compro-

meter al PSC, que aceptó el apoyo
de Junts per Catalunya para presi-
dir la Diputación de Barcelona y
poder gestionar su presupuesto
anual de 1.000 millones de euros.
El ente que dirige la también al-
caldesa de L’Hospitalet, Núria Ma-
rín, ya aprobó a finales de sep-
tiembre la restitución del lazo
amarillo en la fachada de la Dipu-
tación, después de que en julio la
socialista decidiera descolgarlo.
JxCat unió fuerzas con ERC y los

comunes para enmendar la deci-
sión de sus socios de Gobierno.
También financiará la Diputa-
ción de Barcelona la continuidad
del programa televisivo presentado
por Marcela Topor, la esposa de
Carles Puigdemont, que el pasado
año recibió del ente supramunici-
pal 6.000 euros al mes.

Después de las elecciones muni-
cipales del 26 de mayo, los socialis-
tas pasaron a gobernar 43 ayunta-
mientos y la Diputación de Barcelo-
na con los secesionistas. En total, 44
instituciones. El PSC alcanzó 25
alianzas con JxCat y 18 con ERC en
diferentes municipios, siendo uno
de los pactos más llamativos el sus-
crito en la población barcelonesa de
Sant Cugat, donde, después de 32
años gobernando CiU, la ciudad pa-
só a manos de un tripartito formado
por los socialistas, ERC y la CUP.
Estos acuerdos de Gobierno
ahondaron a la división de las fuer-
zas independentistas, que se repro-
charon mutuamente haber pactado
con un partido que apoyó la aplica-
ción del artículo 155 de la Constitu-
ción para responder a la declara-
ción unilateral de independencia
aprobada en el Parlament en 2017.
ERC exigió a JxCat romper su
pacto con el PSC en la Diputación,
pero los neoconvergentes reclama-
ban a cambio que el partido de
Oriol Junqueras deshiciera sus
alianzas con los socialistas en los
ayuntamientos, algo a lo que se ne-
garon los republicanos.

El PSC gobierna


con separatistas


44 instituciones


La Diputación de Barcelona, presidida por


los socialistas, rechazará hoy el fallo del TS


La presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, en julio, durante su toma de posesión tras formalizar un acuerdo de Gobierno con JxCat. SANTI COGOLLUDO


Sánchez tiene una ventaja con la que nun-
ca contó del todo Rajoy: la completa seguri-
dad de que el PP –pullas mediante– arrima-
rá el hombro. Cada cierto tiempo conviene
recuperar aquella frase de Rajoy a Zapate-
ro –que brincaba fresco y desenfadado so-
bre su geometría variable– después del
atentado de la T-4: «Si las cosas se ponen fe-
as, cuando se apaguen las luces de la fiesta
y haya que apretar los dientes, el único que

estará a su lado seré yo». Ahora también Cs,
que en 2007 era residual.
Rajoy ha vuelto en forma de sentencia del
Supremo, que niega que fuera un golpe por-
que no podía serlo ni la turba creérselo. Tan-
tas veces negó Rajoy el referéndum ilegal
con el argumento de que estaba fuera de la
ley que ha resultado que también según el
Supremo la declaración de independencia
fue un brochazo en una nube: no fue lo que
aprobó el Parlament porque era inviable, un
señuelo puesto delante de una quimera.
El Supremo advierte con razón que no «le
incumbe ofrecer soluciones políticas a un
problema histórico». Los biempensantes pal-
pitan porque interpretan cálidos, satisfechos
y gazmoños una llamada al diálogo, esto es,
a otra cesión y regalía. No se plantean la
magnitud del problema que han contribuido
a crear y se resume en una frase de Torra:
«Que nadie tenga ninguna duda de que este
president y su Govern están al lado de la

gente». Apareció la gente y desaparecieron
la virtud, la representación y la política. La
expresión de Torra desmiente de una vez a
Valls, que no vio lo que su ambición no le
dejó: el problema de Europa es el nacional-
populismo, la fusión de nuestro tiempo; las
dos fórmulas ofrecen el mismo resultado: el
fin de la política y el principio de la tiranía.
Nacionalismo y populismo convergen preci-
samente allí donde se pretende distinguirlos.
Torra ya está donde suele un caudillo boli-
variano: arremangado y fuera de palacio des-
pués de haber dado carpetazo a la reunión
del Govern; gozoso con el desorden aunque
fisure su Ejecutivo: «Es fantástico ver al pue-
blo movilizado y en marcha, es emocionan-
te...». Ve civismo donde los demás observa-
mos violencia, tumulto y desorden. Torra ya
tiene sus chalecos amarillos, cuyas revueltas
justifica una izquierda pseudoilustrada, pue-
ril y confortablemente instalada en la vanidad
y en la jugosa facturación de su equidistancia.

El escritor Vuillard se refiere a los chalecos
amarillos como movimiento rebelde y eman-
cipador; les transfiere soberanía en nombre
del pueblo y frente a los representantes. Es el
penúltimo estadio de evolución de toda revo-
lución antes de devorar a sus líderes.
El tsunami totalitario se ha apoderado de
las palabras más hermosas para sembrar el
caos en Cataluña. Ha despojado a la demo-
cracia realmente existente de sus argumen-
tos porque cedió ante el embeleco y montaje
del volem votar y el derecho a decidir. De ahí,
empicados: el problema no es la violencia
callejera sino los remilgos para neutralizar-
la; no es la protesta sino el pretexto, la sen-
tencia del Supremo sino el origen: los supre-
macistas no ven delito porque una vez que
ha cuajado en el imaginario imberbe la legi-
timidad de los fines, la renuncia de la liber-
tad consistirá en aceptar la legitimidad de los
medios, impuestos violenta y coactivamente
por la mayoría social, o sea, la minoría.

Un ‘president’


en su salsa


LIBRE DE MARCA


JAVIER


REDONDO


26


Escaños. Son los
que marcan la
mayoría absoluta en
la Diputación. ERC,
JxCat y Tor per
Terrassa suman 24.

DESAFÍO SOBERANISTA LAS ALIANZAS

Free download pdf