El Mundo - 07.08.2019

(Axel Boer) #1
EL MUNDO. MIÉRCOLES 7

HOJA Nº (^28) AGOSTO DE 2019
D E V E R A N O
L A Ú LT I M A
La resaca del posado real
durará toda la semana, si
no es más. No me gusta
pecar de exagerada, pero
tenemos tema para rato.
Anteayer llegué al
Ampurdán (en catalán,
Empordá: allá donde
fueres haz lo que vieres) y
nada más poner el pie en
tierra me cayeron encima
dos cámaras de TV para
que opinara sobre
Mallorca y los Reyes. Uno
era de Sálvame, un
programa que nadie ve
pero que goza de una
saneada audiencia, y otro
de Todo es mentira, el
invento de Risto Mejide
para Cuatro. Por cierto,
Risto dirá que vamos a
contar mentiras tralará,
pero yo no solté ni una.
Ayer, mientras
desayunaba con los
periódicos desplegados
sobre la mesa cual
sábanas, leí una
información de Consuelo
Font para LOC según la
cual, el Rey Felipe se ha
convertido este año en el
personaje secundario de la
Familia Real. No sé qué
pensar. Los periodistas nos
comemos mucho el tarro,
pero no siempre tenemos
ideas exclusivas. Si esto
sucede y otro periodista
coincide con la misma
información que nosotros,
no es necesariamente
porque nos la haya copiado
(en el argot periodístico,
«pisado»). Puede ser así en
alguna ocasión, pero si no
lo denunciamos y
aportamos la
correspondiente prueba,
nadie nos creerá.
Volviendo al Rey Felipe
VI, Consuelo Font señala
que este año ha descendido
a personaje secundario. Yo
no me atrevería a asegurar
tanto, aunque tal vez sea
cierto que ha adoptado un
perfil más bajo para evitar
que la prensa le saque los
colores a cuenta de sus
vacaciones en Mallorca.
En esta ocasión han sido
las mujeres de la Casa
quienes han chupado más
cámara durante las regatas
para así distraer la
atención de los periodistas,
que tras los días horribles
de la no-investidura, tienen
el objetivo puesto en el
Monarca. Si bien se ha
querido ver un
resurgimiento del amor
entre don Juan Carlos y
doña Sofía (de ahora en
adelante evitaré llamarles
eméritos porque a ellos no
les gusta un pelo), así como
un estrechamiento de
relaciones entre Doña Sofi
y Doña Leti, no debemos
tomarlo demasiado a
pecho. Vale que las mujeres
han salido mucho juntas:
del mercado al mercadillo,
del cine al teatro. Vale
también que tras el
lamentable incidente de la
catedral cualquier detalle
es poco, pero no hay que
cejar en el empeño. Hemos
visto pues a la Reina
Letizia ejerciendo
constantemente el papel de
guardiana de
sus hijas, lo que
en el futuro
podría devenir
en la versión
libre de una
Celestina
vegana,
musculosa y
temperamental.
Hay muchos
enigmas en las
vida veraniega
de las hijas de
los Reyes. No se
sabe por qué no se
relacionan con sus primos
ni con amigas. Tampoco
sabemos si de puertas para
adentro de Marivent, las
niñas hacen uso de la
piscina de los abuelos, pero
cuesta creerlo. Las
princesitas siempre han
apuntado maneras de
secano, y en ello parece
que se mantendrán por el
momento. A falta de
cursillos de vela (nunca
aceptaron los que
patrocinaba en Calanova
su abuela Sofía) es de
esperar que al menos en
Son Vent tengan unos
patitos para jugar en la
piscina.
La Reina LZ también se
muestra como una mujer
de secano. Poco le gusta
broncearse, si bien este año
ha venido con el moreno de
casa. Al día siguiente de
llegar a Palma se desplazó
al club Naútico peinada y
planchada como la mejor.
Lucía un vestido blanco
(sencillo) de Adolfo
Dominguez y no tenía el
aspecto desmayado y lacio
de temporadas anteriores,
cuando su delgadez
parecía inspirada en
un grabado de la dama de
las camelias.
Se me olvidó comentarlo,
pero la Reina estaba muy
favorecida el día del
posado (lamento decirlo ,
porque a ella no le gusta
que hablemos de trapos).
No se cambió para su
posterior excursión a
Portixol, donde la familia
cenó en el reservado de un
restaurante. Por cierto:
cuánto me alegra no ser
reina y poder darme el
gustazo de cenar en el que
yo considero el mejor
restaurante de la zona, sin
reservados ni mamparas,
chupándome los dedos al
aire libre junto a las barcas.
Les decía que estoy en el
Ampurdán y que mientras
leo los periódicos
desayuno un barrilito de
zumo de naranja (eso sí:
rápido para que no se
vayan las vitaminas) e
intercambio las noticias
del día con mi gente.
Siguen los comentarios
sobre el breve discurso de
Felipe VI la tarde del
posado. Normalmente, el
equipo del Rey recomienda
que no hagamos preguntas
durante el posado, pero el
otro día al Rey le bastó una
pausa para meter cuña
y decir lo que tenía
pensado decir:
elecciones no,
pacto de
gobierno, sí.
Noticia del
Ampurdán: en
este pequeño
país, una de las
cadenas de
supermercados
más populares
son los de la
cadena E.
Cuando ya has
terminado la
compra y te diriges a la
caja, la voz en catalán de
una cajera (que a lo mejor
es boliviana) te sale al
encuentro: «¿Quiere
redondear para la caja de
solidaridad de los
presos?». Entonces tú dices
SÍ o NO. Antes te
obligaban a decirlo en voz
alta. Ahora, en cambio,
solo te piden que «insertes
la tarjeta y aprietes el
botón rojo o verde».
No se que es peor,
si la solidaridad con los
presos, o con los pezones
de Terelu.
La contracrónica.
La resaca del posado
real llega hasta
Cataluña. ¿Es cierto
que este año Felipe VI
se ha convertido en un personaje menor?
¿O es que las mujeres chupan cámara para
distraer la atención de la ‘no -investidura’?
SOLIDARIDAD
CON LOS PRESOS
O LOS PEZONES
DE TERELU
AMPURDÁN
Cena en Portixol.
Tras el posado, la
Reina Letizia no se
cambió para cenar
con la familia en un
reservado.
BERNARDO PAZ
Un posado sonado.
La resaca de las fotos
de los reyes, con el
‘empujón’ de Don
Felipe al gobierno,
monopolizará la
semana. JAIME REINA
POR CARMEN
RIGALT

Free download pdf